La terapia es un camino de crecimiento

La terapia es un camino de crecimiento.

La primera etapa es la de la partida del viaje: el paciente decide acudir en demanda de ayuda para superar una crisis o enfermedad de algún tipo.

En terapia se cruza un umbral que consiste en una decisión voluntaria y consciente de querer mirar hacia dentro y entregarse a la búsqueda de otra manera de ser. A lo largo del camino el paciente descubre introyectos, recoge proyecciones e integra polaridades.

Al final del camino le espera el redescubrimiento de sí mismo pues las fuerzas buscadas y ganadas han estado siempre dentro de su corazón.

martes, 9 de febrero de 2016

EL MIEDO



Miedos ¿nuestros o ajenos?
Los miedos no siempre son “producciones nuestras” (nuestros miedos). A veces nos son dados en forma de enseñanzas recibidas, que hemos interiorizado
 normalmente de personas de referencia, cercanas e importantes para nosotros como nuestra familia (“los hombres son peligrosos”).
Aparentemente un bebé no tiene miedos. En contraposición sus padres suelen estar atemorizados por él la mayor parte del tiempo. La pequeña se acerca con curiosidad a una piscina sin perder de vista a su madre que le dice alarmada: “¡cuidado con el agua!”.
¿Son los miedos de otros los que han llegado hasta nosotros?
Nuestra “mochila” de emoción del miedo se va llenando tanto de experiencias mías como de lo que voy recogiendo del entorno, en forma de los miedos de los otros. Esto es muy útil, sobre todo cuando somos niños y “no nos da miedo nada”, ya que es importante protegernos. Pero cuando somos adultos llega el momento de pararnos y reflexionar: “¿esto es útil para mí o me entorpece en mi vida?” Si soy bombera probablemente un miedo a las alturas no sea compatible con mi profesión, pero a la vez me protege de exponerme a situaciones peligrosas

El tabú del miedo
El miedo tiene muy mala prensa. Si digo “tengo miedo”, expreso que esa emoción se encuentra en mi interior, como parte de mí. Muchas veces intentamos separar el miedo de nosotros mismos, como algo que no nos es propio. Alejándolo de nuestra experiencia, de nuestra vida. Como si fuera algo que vemos en una película.
No se habla sobre él. Pero la emoción está a la orden del día (imágenes de personas desplazadas, pobreza, enfermedad, desastres naturales,…). Implícitamente el miedo está muy presente pero no le ponemos palabras, y esto nos asusta más.
Tenemos miedo a: quedarnos sin empleo, a que se enfaden con nosotros, a que nos rechacen, a no gustar, a tener problemas económicos, a no ser suficientemente buenos, al fracaso, a envejecer,…. ¿alguno de estos te resulta familiar? …
El Mito del Héroe en nuestra sociedad
Nos rodean imágenes en los medios de comunicación y en la publicidad de gente guapa, socialmente valorada por su fortaleza y que parecen no tener miedo o nunca lo muestran en público (deportistas de elite, artistas, modelos…). Son los modernos héroes que siempre aparecen sonriendo y mostrando una imagen más cercana a dioses del Olimpo que a personas de carne y hueso. ¿Y qué decir de los héroes del comic?
Los que están asustados se muestran como ejemplos de débiles, víctimas o enfermos.
Estas son nuestras referencias sociales. Nos enseñan que un héroe no puede tener miedo (como la supermujer). Pero estas imágenes son idealizaciones, productos fabricados, no personas reales.

El Miedo tiene muchas caras: ¿De dónde procede?
El miedo se convierte en un problema cuando deja de ser útil para mí.

PERSONALIDAD MIEDOSA:
Un niño es un ser indefenso, se encuentra en una situación de gran vulnerabilidad y dependencia de los adultos. No dispone de todas las herramientas necesarias para defenderse ante lasagresiones externas. Por eso es necesario ser protegido para permitir un crecimiento y desarrollo adecuado de su personalidad. Un niño protegido (que no sobreprotegido) será un niño que desarrollará seguridad ante el mundo

DESPLAZAMIENTO DEL MIEDO:
La sensación de miedo es real pero el foco/origen esta desplazado. Tengo fobia a los sombreros de plumas, pero realmente lo que me asustan (aunque puedo no ser consciente) son las aves rapaces.
Cuando el miedo no tiene objeto. Tengo el sentimiento pero sin saber qué me lo provoca.

TENGO MIEDO DEL MIEDO:
Mi experiencia de miedo me da miedo. Me angustia sentir mi corazón acelerado o la sudoración de mis manos y mi respiración dificultosa me hacen pensar que tengo una enfermedad. A través del tratamiento en terapia gestalt facilitamos el aprendizaje de la emoción y experimentación en compañía del terapeuta (espacio y proceso terapéutico).

Apropiarnos del miedo en Terapia Gestalt
Uno de los objetivos en Terapia Gestalt es apropiarnos o “hacer nuestras” las emociones que sentimos. También el miedo. Cuando sentimos ansiedad se activan las zonas cerebrales que procesan el miedo. 
Y ahora que siento esto (sé lo que siento)… ¿qué hago con ello? :
·         Ponerle palabras a la emoción. Como emoción “sin sentido” me asusta, la evito o rechazo como negativa ¿Qué significado tiene?. 
·         Hacerla mía, propia (mi experiencia y un mensaje para mí)
·         Trabajo de Integración (mente + cuerpo).Yo soy una persona con un cuerpo + unas emociones + otras dimensiones como la cognitiva o la espiritual. un organismo completo en sí mismo que se autorregula.
   Es entonces cuando podemos decirnos "ahí está mi miedo esto que siento es mi miedo, voy a atreverme a afrontarlo, sólo traspasándolo puedo darme cuenta de que sólo se trata de miedo". 

El Miedo visto como un aliado, puede ser una energía que me impulse hacia delante en la vida frente a las dificultades. Y , sobretodo, me hace más humana.

«No conoceré el miedo. El miedo mata la mente. El miedo es el pequeño mal que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitiré que pase sobre mí y a través de mí. Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino. Allí por donde mi miedo haya pasado ya no quedará nada, sólo estaré yo.»

·         De la novela Dune, Letanía Bene Gesserit contra el Miedo

viernes, 22 de enero de 2016

TERAPIA CORPORAL

       

       Es un viaje  hacia uno mismo, el más emocionante.
      Ayuda a integrar aspectos de la personalidad que están en conflicto y que nos impiden avanzar en la vida. Una vía de descubrimiento personal para ganar bienestar y salud desde el respeto y la aceptación de uno mismo. 
      Conectar con tu mundo interno, integrar las emociones y reconectar con la creatividad y la energía vital. Percibir a tiempo los verdaderos mensajes del cuerpo facilita una mayor comprensión de quiénes somos y qué necesitamos mejorando la salud y la fluidez mental.
      Aprender a expresar lo que las palabras no pueden conseguir ayuda a sanar el cuerpo y la mente.
    La sensación corporal, la postura que acompaña a nuestro decir, es un lenguaje distinto al hablado que está procesado por nuestra corteza cerebral y modificado por todos los condicionamientos a lo largo de nuestra vida.
      El cuerpo tiene su propio lenguaje y se manifiesta a través de sensaciones, pulsos, dolores, movimientos involuntarios, etc.
      La educación recibida y la experiencia vital nos han enseñado a dejar en un segundo plano toda esta información valiosa reemplazándola por mensajes ajenos a nuestra propia percepción que dan lugar a estrés, contracturas, debilidad y, en muchos casos, síntomas que derivan en enfermedades.
     Ya desde Hipócrates se tomaba en cuenta el factor psicológico en la etiología de la enfermedad.Una persona enferma sufre además transtornos de ánimo, frustración, desesperación, depresión, alteración del sueño...
     Forzar el ánimo para ser optimista, positivo o decirse a sí mismo que no tiene derecho a sentirse mal porque hay otros que lo están pasando peor no nos ayuda a sanar. La terapia a través del cuerpo se realiza en sesiones individuales o grupales donde la persona puede explorar su ritmo corporal, tensiones musculares y creatividad expresiva en un ambiente de confidencialidad y apoyo mutuo al tiempo que aprende aspectos esenciales del enfoque gestáltico, como el “darse cuenta”, la conciencia, la presencia, las polaridades, las sensaciones, las emociones y la escucha. 
     Todo ello con el objetivo de volver a conectar con nosotros mismos para reconocernos, aceptarnos y sanarnos.