La terapia es un camino de crecimiento

La terapia es un camino de crecimiento.

La primera etapa es la de la partida del viaje: el paciente decide acudir en demanda de ayuda para superar una crisis o enfermedad de algún tipo.

En terapia se cruza un umbral que consiste en una decisión voluntaria y consciente de querer mirar hacia dentro y entregarse a la búsqueda de otra manera de ser. A lo largo del camino el paciente descubre introyectos, recoge proyecciones e integra polaridades.

Al final del camino le espera el redescubrimiento de sí mismo pues las fuerzas buscadas y ganadas han estado siempre dentro de su corazón.

jueves, 16 de marzo de 2017

Problemas con niños.Terapia Sistémica Familiar


     
               
                                Resultado de imagen de von foerster  


        En muchas ocasiones acuden a consulta padres con hijos pequeños que presentan comportamientos anómalos que los padres tratan de modificar "tratando psicológicamente al niño", cuando en realidad esa conducta no es más que el producto de una dinámica familiar imperceptible para los propios miembros de la familia. Dinámicas que provienen de las familias de origen y que están tan mecánicamente incorporadas que no podemos darnos cuentan de cuánto nos influyen.

        Como ejemplo que ilustra tal afirmación acerca de esas cosas extrañas que ocurren sin que podamos encontrar una explicación lógica, contaré la curiosa anécdota de Heinz Von Foerster, científico y cibernético, que trabajó con el antropólogo Gregory Bateson en Palo Alto en temas de comunicación humana, y que aplicaba la cibernética para explicar los extraños fenómenos que se producen en la comunicación humana.

        Von Foerster iba a trabajar todos los días en bicicleta y al tomar cierta curva del camino siempre se encontraba con los pollos que un granjero dejaba sueltos por la carretera. A pesar de que actuaba con cautela y frenaba cada vez tratando de no atropellarlos, irremediablemente siempre atropellaba alguno, por muy lento que pedaleara, y luego tenía que indemnizar al granjero por los pollos muertos. Después de probar una y otra manera de evitar estos accidentes, se paró a meditar y decidió estudiar con mirada cibernética el inexplicable fenómeno, y entonces cayó en la cuenta del siguiente fenómeno que se producía cada vez de forma inexorable: cada vez que él se acercaba con la bicicleta los pollos huían, pero al mismo tiempo vigilaban para tener controlado en su campo de visión dónde se encontraba él. Para poder tenerlo dentro de su campo de visión, los pollos tenían que aproximarse nuevamente, es decir, huían y volvían para tenerlo controlado, de forma que cuando él reducía la velocidad daba tiempo a que los pollos fueran y vinieran más veces, de manera que su cautela volvía la situación más incontrolable. 

      Aunque podamos dudar de la buena voluntad del granjero, para quien posiblemente tal situación le resultara muy lucrativa, está claro que Von Foerster no quería atropellar a los pollos y hacía todo lo posible para evitarlo, y los pollos a su vez hacían todo lo que podían para no ser atropellados.


      La Terapia Familiar Sistémica es una terapia de colaboración entre los miembros del sistema familiar. El poder ver lo que antes no veían les permite elegir otras opciones de conducta, y con ello cambiar y que las relaciones en el sistema mejoren.

La depresión y el cuerpo

                                       
                                                Resultado de imagen de depresion



             No existe perturbación mental que a la vez no sea física. La persona deprimida lo está tanto física como mentalmente. Ambas cosas son en realidad una sola. La creencia de que "todo está en la cabeza" es la gran ilusión de nuestro tiempo, ignorando la realidad de que la vida en todas sus manifestaciones es un fenómeno físico. Y como es el espíritu el que mueve a la persona también podemos decir que el individuo deprimido sufre una depresión de su espíritu.

            Cuando las cuerdas de un violín están bien afinadas, vibran y emiten sonido. Uno, entonces, puede tocar una canción alegre o triste, un canto fúnebre o una oda de gozo. Pero si las cuerdas no están bien afinadas, el resultado será una cacofonía. Si están flojas y sin tono, no darán ningún sonido. El instrumento está muerto, incapaz de responder. Esa es la condición de la persona deprimida, que es incapaz de responder. La incapacidad para responder es lo que distingue la situación del deprimido de cualquier otra condición emocional. Nada es capaz de evocar una respuesta en la persona deprimida; la perspectiva de placer, a menudo sólo servirá para ahondar la depresión.

            La autoexpresión, la expresión del self,  es una necesidad básica de todos los seres humanos y de todas las criaturas. Esa vía está cerrada en las personas con depresión. La depresión supone una pérdida de sentimientos La expresión emocional se activa y se trabaja en terapia, y es muy importante en la depresión porque

                                         DEPRESIÓN= IRA + IMPOTENCIA

         Porque no es que el deprimido carezca de energía sino que en realidad utiliza parte de su energía para reprimir y aplastar sus emociones. La tarea terapéutica es proporcionar al paciente la comprensión y los medios para que lleve a cabo su liberación.

Del libro "La depresión y el cuerpo" de Alexander Lowen.


martes, 9 de febrero de 2016

EL MIEDO



Miedos ¿nuestros o ajenos?
Los miedos no siempre son “producciones nuestras” (nuestros miedos). A veces nos son dados en forma de enseñanzas recibidas, que hemos interiorizado
 normalmente de personas de referencia, cercanas e importantes para nosotros como nuestra familia (“los hombres son peligrosos”).
Aparentemente un bebé no tiene miedos. En contraposición sus padres suelen estar atemorizados por él la mayor parte del tiempo. La pequeña se acerca con curiosidad a una piscina sin perder de vista a su madre que le dice alarmada: “¡cuidado con el agua!”.
¿Son los miedos de otros los que han llegado hasta nosotros?
Nuestra “mochila” de emoción del miedo se va llenando tanto de experiencias mías como de lo que voy recogiendo del entorno, en forma de los miedos de los otros. Esto es muy útil, sobre todo cuando somos niños y “no nos da miedo nada”, ya que es importante protegernos. Pero cuando somos adultos llega el momento de pararnos y reflexionar: “¿esto es útil para mí o me entorpece en mi vida?” Si soy bombera probablemente un miedo a las alturas no sea compatible con mi profesión, pero a la vez me protege de exponerme a situaciones peligrosas

El tabú del miedo
El miedo tiene muy mala prensa. Si digo “tengo miedo”, expreso que esa emoción se encuentra en mi interior, como parte de mí. Muchas veces intentamos separar el miedo de nosotros mismos, como algo que no nos es propio. Alejándolo de nuestra experiencia, de nuestra vida. Como si fuera algo que vemos en una película.
No se habla sobre él. Pero la emoción está a la orden del día (imágenes de personas desplazadas, pobreza, enfermedad, desastres naturales,…). Implícitamente el miedo está muy presente pero no le ponemos palabras, y esto nos asusta más.
Tenemos miedo a: quedarnos sin empleo, a que se enfaden con nosotros, a que nos rechacen, a no gustar, a tener problemas económicos, a no ser suficientemente buenos, al fracaso, a envejecer,…. ¿alguno de estos te resulta familiar? …
El Mito del Héroe en nuestra sociedad
Nos rodean imágenes en los medios de comunicación y en la publicidad de gente guapa, socialmente valorada por su fortaleza y que parecen no tener miedo o nunca lo muestran en público (deportistas de elite, artistas, modelos…). Son los modernos héroes que siempre aparecen sonriendo y mostrando una imagen más cercana a dioses del Olimpo que a personas de carne y hueso. ¿Y qué decir de los héroes del comic?
Los que están asustados se muestran como ejemplos de débiles, víctimas o enfermos.
Estas son nuestras referencias sociales. Nos enseñan que un héroe no puede tener miedo (como la supermujer). Pero estas imágenes son idealizaciones, productos fabricados, no personas reales.

El Miedo tiene muchas caras: ¿De dónde procede?
El miedo se convierte en un problema cuando deja de ser útil para mí.

PERSONALIDAD MIEDOSA:
Un niño es un ser indefenso, se encuentra en una situación de gran vulnerabilidad y dependencia de los adultos. No dispone de todas las herramientas necesarias para defenderse ante lasagresiones externas. Por eso es necesario ser protegido para permitir un crecimiento y desarrollo adecuado de su personalidad. Un niño protegido (que no sobreprotegido) será un niño que desarrollará seguridad ante el mundo

DESPLAZAMIENTO DEL MIEDO:
La sensación de miedo es real pero el foco/origen esta desplazado. Tengo fobia a los sombreros de plumas, pero realmente lo que me asustan (aunque puedo no ser consciente) son las aves rapaces.
Cuando el miedo no tiene objeto. Tengo el sentimiento pero sin saber qué me lo provoca.

TENGO MIEDO DEL MIEDO:
Mi experiencia de miedo me da miedo. Me angustia sentir mi corazón acelerado o la sudoración de mis manos y mi respiración dificultosa me hacen pensar que tengo una enfermedad. A través del tratamiento en terapia gestalt facilitamos el aprendizaje de la emoción y experimentación en compañía del terapeuta (espacio y proceso terapéutico).

Apropiarnos del miedo en Terapia Gestalt
Uno de los objetivos en Terapia Gestalt es apropiarnos o “hacer nuestras” las emociones que sentimos. También el miedo. Cuando sentimos ansiedad se activan las zonas cerebrales que procesan el miedo. 
Y ahora que siento esto (sé lo que siento)… ¿qué hago con ello? :
·         Ponerle palabras a la emoción. Como emoción “sin sentido” me asusta, la evito o rechazo como negativa ¿Qué significado tiene?. 
·         Hacerla mía, propia (mi experiencia y un mensaje para mí)
·         Trabajo de Integración (mente + cuerpo).Yo soy una persona con un cuerpo + unas emociones + otras dimensiones como la cognitiva o la espiritual. un organismo completo en sí mismo que se autorregula.
   Es entonces cuando podemos decirnos "ahí está mi miedo esto que siento es mi miedo, voy a atreverme a afrontarlo, sólo traspasándolo puedo darme cuenta de que sólo se trata de miedo". 

El Miedo visto como un aliado, puede ser una energía que me impulse hacia delante en la vida frente a las dificultades. Y , sobretodo, me hace más humana.

«No conoceré el miedo. El miedo mata la mente. El miedo es el pequeño mal que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitiré que pase sobre mí y a través de mí. Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino. Allí por donde mi miedo haya pasado ya no quedará nada, sólo estaré yo.»

·         De la novela Dune, Letanía Bene Gesserit contra el Miedo

viernes, 22 de enero de 2016

TERAPIA CORPORAL

       

       Es un viaje  hacia uno mismo, el más emocionante.
      Ayuda a integrar aspectos de la personalidad que están en conflicto y que nos impiden avanzar en la vida. Una vía de descubrimiento personal para ganar bienestar y salud desde el respeto y la aceptación de uno mismo. 
      Conectar con tu mundo interno, integrar las emociones y reconectar con la creatividad y la energía vital. Percibir a tiempo los verdaderos mensajes del cuerpo facilita una mayor comprensión de quiénes somos y qué necesitamos mejorando la salud y la fluidez mental.
      Aprender a expresar lo que las palabras no pueden conseguir ayuda a sanar el cuerpo y la mente.
    La sensación corporal, la postura que acompaña a nuestro decir, es un lenguaje distinto al hablado que está procesado por nuestra corteza cerebral y modificado por todos los condicionamientos a lo largo de nuestra vida.
      El cuerpo tiene su propio lenguaje y se manifiesta a través de sensaciones, pulsos, dolores, movimientos involuntarios, etc.
      La educación recibida y la experiencia vital nos han enseñado a dejar en un segundo plano toda esta información valiosa reemplazándola por mensajes ajenos a nuestra propia percepción que dan lugar a estrés, contracturas, debilidad y, en muchos casos, síntomas que derivan en enfermedades.
     Ya desde Hipócrates se tomaba en cuenta el factor psicológico en la etiología de la enfermedad.Una persona enferma sufre además transtornos de ánimo, frustración, desesperación, depresión, alteración del sueño...
     Forzar el ánimo para ser optimista, positivo o decirse a sí mismo que no tiene derecho a sentirse mal porque hay otros que lo están pasando peor no nos ayuda a sanar. La terapia a través del cuerpo se realiza en sesiones individuales o grupales donde la persona puede explorar su ritmo corporal, tensiones musculares y creatividad expresiva en un ambiente de confidencialidad y apoyo mutuo al tiempo que aprende aspectos esenciales del enfoque gestáltico, como el “darse cuenta”, la conciencia, la presencia, las polaridades, las sensaciones, las emociones y la escucha. 
     Todo ello con el objetivo de volver a conectar con nosotros mismos para reconocernos, aceptarnos y sanarnos.

viernes, 28 de agosto de 2015

Terapia de Grupo


    La terapia grupal gestáltica trabaja con la problemática de los diferentes miembros del grupo. Se pueden abordar situaciones individuales que crean conflicto y trabajarlas dentro del grupo. Estas situaciones tienen un eco en el resto de las personas movilizando a cada una diferentes emociones y escenas de su vida.
      Cada individuo, cada familia construye su forma de ver e interpretar la vida, lo cuál ayuda a crecer y avanzar pero también nos limita. Prejuicios, temores, experiencias positivas o negativas de nuestros mayores, forman parte de nuestro bagaje hasta el punto de no ser capaces de discernir qué es nuestro personal o qué es un modelo heredado que nos condiciona y reduce nuestra capacidad de elegir.
    La terapia grupal crea un nuevo campo en el que cada individuo comienza un nuevo aprendizaje. Aprende a relacionarse con otros de forma diferente a cómo lo hacía anteriormente pues puede comprobar que muchas de las cosas que le afectan le pasa también a las demás personas gracias al espacio creado en que los participantes comparten sus percepciones, sentimientos, su forma de ver la vida. Así, puede darse cuenta de hasta qué punto estaba condicionado por la forma en que se relacionaba con su familia y su entorno anterior.

    Por otro lado se trabajan también las dinámicas y movimientos que acontecen y que tienen que ver con las relaciones que se establecen entre los participantes.

     La psicoterapia grupal se centra más en lo relacional y resulta más adecuada para aquellas personas que tienen dificultades en sus relaciones sociales. El grupo facilita la identificación emocional con la problemática de los demás y consigue la apertura al propio mundo interno.

     Dependiendo de la problemática se recomienda una o la otra, aunque es muy enriquecedor pasar por las dos experiencias, bien simultáneamente, bien alternativamente.

    Tanto la psicoterapia individual como la terapia grupal fomenta procesos creativos a la hora de responder a las diferentes situaciones cambiantes de la vida.
    También se familiariza con nuevas formas de resolución de problemas, representadas por las personas reales que están en la misma situación que él.
.    El encuentro es facilitado por el terapeuta que aporta teoría y técnicas terapéuticas, y ayuda para que el contenido de las sesiones pueda ser usado constructivamente. A su vez, protege a los participantes moderando el encuentro y evitando posibles reacciones excesivas o una selección incompatible.

FrecuenciaSemanalParticipantes:  Máximo 11 personas. Mensualidad:  90 euros (se pagan por adelantado al inicio de cada mes)
Duración: 2 horas.

miércoles, 8 de julio de 2015


Curso Septiembre 2015

"Tiempo para meditar".  

MEDITAR EN GRUPO  es crear un tiempo compartido en que todo el hacer se detiene. Un tiempo en el que aprendemos a entrar en estados profundos de relajamiento, restaurando  cuerpo y  mente, y recobrando el equilibrio.

Mediante la Meditación Mindfulness introducimos  en nuestras vidas  la escucha y el reposo como forma de recarga de  energía, al tiempo que realizamos  una búsqueda interior  para ampliar nuestra conciencia mediante la observación reposada de lo que nos está ocurriendo: reacciones fisiológicas,  emociones y pensamientos.

Tiempo para meditar es abrir un espacio de escucha interior,  y un espacio externo de comunicación con los integrantes del grupo que nos permita aprender acerca de nuestras emociones favoreciendo el crecimiento personal.

Organizado por Mª Paz Enríquez Fernández, Psicóloga, Terapeuta Gestalt y Sistémica.

Lugar de celebración: Carmelo Torres 7-B, bajo, Jaén.
Horario los siguientes miércoles de 19,00 a 20,30 horas:  9 y 23 de Septiembre;  7 y 21 de Octubre; 4 y 18 de Noviembre;  3 y 17 de Diciembre.

Precio del curso: 90 euros. Para formalizar la inscripción hay que ingresar dicho importe en la cuenta de La Caixa 2100 2473 93 0210014410 haciendo constar el nombre completo y el concepto "Curso Meditación". Plazas limitadas.
Información y reservas: 
                                        -    Llamar al 616454281

-       o escribir a pazenriquezf@yahoo.es

jueves, 1 de enero de 2015

Todo aquel interesado en su desarrollo personal es un alquimista que persigue la transformación interior.


                                   
Proceso de individuación (Jung)/ proceso de integración (Gestalt).
                                      
                         


A lo largo de la vida vamos creciendo interiormente, superando conflictos, madurando. Es un proceso de transformación continuo que Carl Jung denomina INDIVIDUACION, y la Gestalt INTEGRACIÓN, y se traduce en una serie experiencias psíquicas que hay que atravesar y superar.

Cuando se producen bloqueos y ese proceso de transformación no puede completarse la persona queda bloqueada en la neurosis. El trabajo conjunto de terapeuta y paciente permite superar estos bloqueos que obstaculizan ese desarrollo natural de la vida psíquica. Así, en el proceso terapéutico son directamente observables esos fenómenos en los pacientes conforme avanzan hacia la integración de las partes rechazadas o negadas de sí mismos que la terapia propicia.

Poder identificar las fases de ese proceso ayuda al paciente a aventurarse en ese proceso de cambio sin temor a la tormenta emocional que suele acompañar a todo proceso de cambio. Carl Jung se dio cuenta del paralelismo existente entre los fenómenos que se producen en el paciente cuando está atravesando ese proceso de desbloqueo y transformación y los que observaban los alquimistas cuando buscaban en sus laboratorios la piedra filosofal. A primera vista este proceso psicológico y la pseudo-química de la alquimia no parecen tener nada que ver, pero en los dos procesos se atraviesa por las mismas fases:

Nigredo La inmersión en la materia prima que, mediante una serie de operaciones, se transformará en "Oro Filosofal" Para Jung esta primera fase corresponde a la integración del aspecto "oscuro" de la psique humana, esto es, de todas aquellas emociones, intuiciones, percepciones y pensamientos que se han rechazado a lo largo de la vida por considerarlos inapropiados o defectos indeseables en el vivir del día a día con sus actividades cotidianas.

La Albedo El siguiente paso es la integración consciente. El ser humano, tanto física como psíquicamente, es un conglomerado de opuestos. Sucede en la oscuridad, a veces en la depresión más profunda es donde nace la personalidad nueva. Cuando uno está al cabo de sus fuerzas y deja de luchar, en ese momento tiene lugar la conjunctio, y se resuelve el conflicto interno. "Los participantes en la "boda alquímica"se trata de una íntima unión de los componentes de nuestra propia personalidad. A lo que se alude es a una unificación de los contrarios internos en el Sí-Mismo". En esta etapa es frecuente que el paciente sueñe con bodas, embarazos o niños recién nacidos.

La Rubedo La última etapa de la Alquimia es la "Rubedo" , donde se alcanza el "cuerpo de diamante". Es el logro de la integración.

Desde el punto de mira de la Gestalt se parte en ese proceso de un estado en el que los síntomas característicos son la percepción distorsionada de la realidad, angustia, somatizaciones, conductas negativas consigo mismo, aislamiento o insatisfacción.

Los cinco estratos a atravesar son los siguientes:

El estrato falso en el que interpretamos ser aquello que no somos.

El estrato fóbico en el que nos volvemos evitativos: “ no debo sentir tal cosa o de tal manera”.

El impasse: en este estrato se produce la sensación de estar atascado, de no estar vivo.

Estado implosivo: la energía está inmovilizada, es la fase de paralización causada por la represión de todo lo afectivo.

Estrato explosivo: la energía retenida rompe las barreras e inunda a la persona dándole sensación de angustia y miedo en un principio, para después transformarse en una sensación de vida nueva y plenitud, como de ocupar mayor espacio en el mundo.

En cualquiera de esas fases el proceso se puede bloquear a causa de la angustia que se experimenta lo que hace que muchos la detengan y vuelvan al estrato fóbico-evitativo. La integración es un proceso que nos lleva a la maduración, pero que solemos impedir activamente levantando barreras emocionales y desensibilizándonos. Proceso alquímico, proceso gestáltico, son 2 formas diferentes de describir el proceso terapéutico.