La terapia es un camino de crecimiento

La terapia es un camino de crecimiento.

La primera etapa es la de la partida del viaje: el paciente decide acudir en demanda de ayuda para superar una crisis o enfermedad de algún tipo.

En terapia se cruza un umbral que consiste en una decisión voluntaria y consciente de querer mirar hacia dentro y entregarse a la búsqueda de otra manera de ser. A lo largo del camino el paciente descubre introyectos, recoge proyecciones e integra polaridades.

Al final del camino le espera el redescubrimiento de sí mismo pues las fuerzas buscadas y ganadas han estado siempre dentro de su corazón.

jueves, 22 de febrero de 2018




ABY WARBURG: Historiador del arte, creador de la biblioteca Warburg, con más de 60.000 volúmenes, perteneciente a una familia de ricos banqueros judíos ortodoxos fue ingresado en en 1918 en el sanatorio mental de Bellaveu con un diagnóstico de Esquizofrenia que fue sustituído posteriormente por el de Psicosis maníaco depresiva. El día 21 de Abril de 1923 pronunció la conferencia El ritual de la serpiente en la propia clínica, basada en la experiencia que tuvo años antes durante un vieja a Nuevo Méjico, al presenciar el ritual de los indios hopis, que danzan con una serpiente a la que sujetan con su boca. La serpiente, ese gran enemigo del hombre se convierte en un mediador entre él y los dioses pues según su tradición esas serpientes se transforman en rayos que atraen la lluvia. Esa conferencia, mágicamente, marcó el inicio de su curación.


A pesar de la recomendación de su médico el Dr. Biswanger, Aby se enfrentó a sus propios fantasmas por medio de la escritura y escogió como tema, no el arte florentino, objeto de su tesis dictoral, sino el ritual del pueblo más antiguo del continente americano. Aby Warburg creía en un proceso evolutivo de la humanidad que llevaría al hombre a tomar distancia del mundo natural graciasa la conciencia, a la razón y a la lógica aunque conservando siempre las reliquias de un estado mental en el que el ego aún no era el dueño, y en el que podía ancanzarse la comunión con el entorno natural por medio de la magia y el ritual, por medio del símbolo. Los símbolos nos hablan de una existencia pretérita, instintiva, presente siempre en nosotros aunque cubierta con la pátina de la civilización, la lógica, la razón. Nuestro destino depende de cómo convivamos con esos símbolos.

En su desesperada situación, volcó sus dispersas energías en el trabajo intelectual y escogió precisamente ese tema. Tal vez porque en aquel viaje, su única experiencia directa con esa humanidad primitiva y pagana que ejerció tanta atracción sobre su mente, pudo comprender la necesidad biológica del símbolo. Tal vez porque esta experiencia convirtió al paganismo de los indios Pueblo en algo vivo y real para él, pudiendo entender, después de observar sus rituales —en los que el indio se mimetiza, se conecta y se funde espiritualmente con aquello que lo trasciende— que los símbolos vinculan al hombre con el mundo y con los demás hombres; que gracias al símbolo, que lo sitúa en una red de relaciones, el hombre no se siente extraño en el universo; y que un mundo sin símbolos sería irrespirable. Y qué mejor símbolo que la serpiente, encarnación del misterio del mundo que habita en las profundidades e inesperadamente emerge, la serpiente puede generar las mayores calamidades para el hombre, pero justamente por eso tiene la capacidad de salvarlo: la serpiente mata pero también da vida, da lluvia, y la única posibilidad de vida y de sentido para los Pueblo es estableciendo una conexión espiritual con ella. Warburg intentó ocultar este hecho, lo cual explica tres cosas: que al regresar de su viaje a Norteamérica no haya publicado absolutamente nada acerca de sus experiencias con los indios Pueblo; que después de su conferencia haya guardado nuevamente total hermetismo en cuanto a su aprendizaje con los Pueblo; y en tercer lugar, que no haya querido que absolutamente nadie, sin su expreso consentimiento, pudiese leer el manuscrito que afortunadamente hoy podemos tener en nuestras manos, el cual expresa el conocimiento metamórfico observado y experimentado en carne propia por el autor.

La conferencia le permitió volver sobre una experiencia pasada en donde los miedos eran susceptibles de ser exorcizados de forma simbólica. Se purificó, pues, en su propia conferencia-ritual.«Mi enfermedad consiste en que pierdo la capacidad de conectar las cosas en sus simples relaciones causales, lo que se refleja tanto en lo espiritual como en lo concreto».

Al final de la conferencia, Aby se refiere a la serpiente como símbolo espiritual, en ejemplos de la Biblia, la Antigüedad clásica y la teología medieval. La serpiente es símbolo del mal en la religión cristiana y judía, pero Aby recuerda en su conferencia el episodio bíblico en que el pueblo es invadido por una plaga de serpientes “Y el SEÑOR dijo a Moisés: Hazte una serpiente abrasadora y ponla sobre un asta; y acontecerá que cuando todo el que sea mordido la mire, vivirá.” 
Warburg sentó las bases de  una nueva concepción de las relaciones entre Imagen y Pensamiento, Arte y Sanación, Mente y Memoria, Hombre y Cosmos.

En 1926 inauguró su instituto dando forma a su ambicioso proyecto destinado a reunir largas series de formas artísticas. Su  proyecto Mnemosine es  un monumental atlas iconográfico de formas artísticas realizadas en diferentes épocas históricas. En este grandioso proyecto ocupaban un lugar especial  la magia y la ciencia. Warburg avanzó una hipótesis admitida hoy en día pero inaudita en aquellos tiempos, que las sociedades primitivas podían conjurar su profundo miedo a las fuerzas hostiles de la naturaleza mediante la magia, sentando así las bases que han llevado al desarrollo de la racionalidad y el pensamiento científico. Pero este proceso es reversible: el hombre puede pasar de la ciencia  al caos y los miedos atávicos de los primeros tiempos de la humanidad.

lunes, 29 de enero de 2018

Terapia de pareja

      
      Botella plana B Cada vez acuden más parejas a mi consulta, ya sea porque están viviendo una crisis o porque se sienten estancados e insatisfechos en su relación.

En el curso de la terapia la pareja se encuentra con aspectos desconocidos del otro y de sí mismo, descubre hasta qué punto su relación estaba condicionada por los roles asumidos en la familia de origen por cada miembro de la pareja y se da cuenta de las expectativas infantiles respecto al otro que provienen de situaciones anteriores no resueltas. 

Es un camino de crecimiento en pareja en el que aprendemos a comunicarnos de una forma nueva, en el que encontramos que detrás de un silencio, de una incomprensión, sólo estaban los miedos propios y del otro. En ese contexto mediado por el terapeuta la pareja descubre que puede abrir campos a la discusión que antes estaban protegidos y bajo llave....miedos a perder la propia identidad, a ser manipulados, a no ser entendidos, a ser abandonados.

El trabajo del terapeuta es ahondar en aquello que más temen cuidando de la pareja, como se cuida a un bebé recién nacido, porque precisamente en la pareja, es decir, en la relación con el otro que hemos escogido para compartir nuestra vida es donde nuestros aspectos más vulnerables están más expuestos. La pareja que hemos escogido porque al enamorarnos sentimos que nos completa, se convierte a la vez en aquello que nos limita, en  la persona que más daño puede hacernos. A su vez, todos proyectamos en nuestra pareja las relaciones que tuvimos con nuestros padres y hermanos, deseo infinito de amor y apoyo, miedo al abandono,  a resultar insuficientes o ridículos, rivalidad...

Las crisis se producen siempre porque somos seres vivos, en continuo cambio y evolución. Los ritmos de crecimiento de cada uno, la capacidad de adaptación al cambio del otro, son materia muy compleja en una sociedad que cambia continuamente, una sociedad líquida, como dice Baumann, donde el cambio es tal que ya no quedan referencias ni valores sólidos que sirvan de anclaje. 

El camino en pareja es doble, un camino de desarrollo individual y un caminar en pareja. Cada pareja debe encontrar su forma personal de hacerlo, pero cuando no encuentra su propia creatividad recurre instintivamente a los modelos del pasado y con ello  la relación de pareja se bloquea.

La terapia ayuda a la pareja a redescubrirse uno y redescubrir al otro, y comprobar cómo de desbloquea la capacidad de generar soluciones en la propia pareja.
Cada vez hay una mayor afluencia de las parejas a la consulta del psicólogo, tanto porque están en crisis como por un deseo de vivir más plenamente la vida en pareja, y la terapia se convierte en un cuidado de este preciado vínculo, en un espacio para el crecimiento.
,,,,,
     A menudo queremmmmos que resuelva todas nuestras expectativas, carencias y soledades,… es un lugar donde se reproduce la guerra de sexos y donde volcamos demandas infantiles que quedaron sin resolver. La terapia de pareja, heterosexual u homosexual nos adentra en la intimidad de una institución que puede tener mucha fuerza y creatividad para vivir una vida plena o también  pueda ser un encuentro muy traumático y doloroso....pero a pesar de ello hay algo que impide que nos separemos. La terapia nos permite ir a las raíces del vínculo y detectar sus debilidades para que la misma pareja con ayuda del terapeuta puedan despertar los recursos creativos y el potencial que esta pueda tener para la vida, el crecimiento y la salud.

      La pareja está llena de facetas, no es una relación continua o estable, más bien es una aventura llena de contrastes, variaciones e inestabilidades que pretenden la estabilidad.

        La pareja es un sistema dentro de otros más amplios, la familia de cada uno, la sociedad...

        La terapia se inicia con una demanda, que en muchas ocasiones requiere una mayor exploración. Poco a poco se van descubriendo los bloqueos en la comunicación que producen interacciones rígidas  y se descubren aspectos de uno mismo y del  otro desconocidos hasta ese momento. Muchos bloqueos provienen de la forma en la que nos hemos relacionado con nuestra familia de origen. La terapia  es un proceso creativo, único. 


lunes, 8 de enero de 2018

LA RABIA



                  
Resultado de imagen de HULKLa rabia tiene como función preparar el organismo, aumentando el vigor, la fuerza, la resistencia y otros recursos, movilizándolo para la autodefensa o para la eliminación de obstáculos para conseguir sus metas. Como respuesta instintiva, la rabia se da ante estímulos que interpretamos como amenazantes para nuestra integridad psíquica o física, o que impiden la satisfacción de una necesidad.
La amígdala, centinela emocional del organismo, actúa como almacén de memoria de experiencias emocionales arcaicas y tiene un papel esencial en las respuestas de rabia, interpretando y reconociendo estímulos del ambiente, y activando reacciones corporales que preparan al organismo para la huida o la lucha.
En etapas tempranas del desarrollo, el tipo de conexión con la experiencia de la emoción de rabia que irá estableciendo el bebé, se verá determinada por el tipo de vínculo que mantenga con su figura principal de apego. La capacidad de autorregulación emocional se desarrolla cuando el bebé experimenta sintonía afectiva con la figura de apego y sus reacciones de rabia son regularmente precedidas de respuesta de consuelo proveniente de la figura de apego. El bebé aprende que la sensación desagradable da paso a otra agradable y que a través del contacto protector de la figura de apego, la frustración, la rabia y la ansiedad darán paso a la calma y el bienestar.
La rabia es necesaria para discriminar y reorganizar los elementos necesarios, rechazando aquellos que no lo son.
En la infancia, el bebé pasa de un estado fusional con la madre a otro en el que poco a poco va configurando su yo. Uno de los recursos básicos utilizados por el organismo para llevar a cabo el desarrollo de esta función es la rabia junto con otros recursos como la huida, parálisis, sumisión, alegría, tristeza, miedo, etc…
Según el ambiente en el que crezca el niño la rabia  puede ser inhibida o utilizada en exceso y en forma disfuncional.
Si la persona vive experiencias continuadas de censura, desaprobación, prohibición o amenaza hacia la expresión de su rabia, surgirán emociones de vergüenza o miedo hacia ese polo, que impulsarán la formación de una frontera rígida entre las partes aceptadas y las partes rechazadas de la personalidad.
Un organismo que se ha visto desposeído de la función rabia tendrá dificultades para evitar aquellos elementos que sean amenazantes para la autoconservación física o psíquica.  Un estancamiento patológico de la personalidad. Si la respuesta precisamos en un momento dado nuestro  es la rabia, quedará reprimida y sustituída por amabilidad, parálisis, sumisión....y surgirá la autocrítica,  vergüenza, tristeza, autoagresión u otros mecanismos de interrupción del contacto interno con esta emoción cuando ésta intente manifestarse.
La no aceptación de la función rabia lleva a una situación de hostilidad interna entre las partes idealizadas de la persona que prohíben y amenazan de forma autoritaria, y las partes instintivas que exageran, manipulan, usan el victimismo de forma hábil y astuta.
Es así como, el sentimiento de sentirnos amenazados se transforma en autoagresión, el deseo de controlar al mundo se convierte en autocontrol, el deseo de criticar al otro se convierte en autocrítica, etc…
Otras formas de manifestación de este conflicto son algunas formas de depresión y la cronificación del estado de preocupación. En el caso de la depresión, el esfuerzo mantenido por la persona para reprimir la rabia emergente más la rabia vuelta sobre la propia persona, se manifiesta finalmente como depresión. O tal vez  experimente una sensación de parálisis que origine la aparición del estado de preocupación: deja de ocuparse de cambiar las situaciones para constantemente pre-ocuparse sin hacer nada por buscar soluciones.

Esto ocasiona con frecuencia graves dificultades para distinguir los límites en las relaciones. En las relaciones amorosas, vivirá los límites del otro como vacío interior angustioso, que a su vez pondrá en marcha la función rabia de forma inconsciente. La consecuencia de este proceso es que la persona sentirá rabia hacia la persona de la que depende, manifestándose en enfado, crítica, culpabilización, exigencia, amenaza, etc…

jueves, 16 de marzo de 2017

Problemas con niños.Terapia Sistémica Familiar


     
               
                                Resultado de imagen de von foerster  


        En muchas ocasiones acuden a consulta padres con hijos pequeños que presentan comportamientos anómalos que los padres tratan de modificar "tratando psicológicamente al niño", cuando en realidad esa conducta no es más que el producto de una dinámica familiar imperceptible para los propios miembros de la familia. Dinámicas que provienen de las familias de origen y que están tan mecánicamente incorporadas que no podemos darnos cuentan de cuánto nos influyen.

        Como ejemplo que ilustra tal afirmación acerca de esas cosas extrañas que ocurren sin que podamos encontrar una explicación lógica, contaré la curiosa anécdota de Heinz Von Foerster, científico y cibernético, que trabajó con el antropólogo Gregory Bateson en Palo Alto en temas de comunicación humana, y que aplicaba la cibernética para explicar los extraños fenómenos que se producen en la comunicación humana.

        Von Foerster iba a trabajar todos los días en bicicleta y al tomar cierta curva del camino siempre se encontraba con los pollos que un granjero dejaba sueltos por la carretera. A pesar de que actuaba con cautela y frenaba cada vez tratando de no atropellarlos, irremediablemente siempre atropellaba alguno, por muy lento que pedaleara, y luego tenía que indemnizar al granjero por los pollos muertos. Después de probar una y otra manera de evitar estos accidentes, se paró a meditar y decidió estudiar con mirada cibernética el inexplicable fenómeno, y entonces cayó en la cuenta del siguiente fenómeno que se producía cada vez de forma inexorable: cada vez que él se acercaba con la bicicleta los pollos huían, pero al mismo tiempo vigilaban para tener controlado en su campo de visión dónde se encontraba él. Para poder tenerlo dentro de su campo de visión, los pollos tenían que aproximarse nuevamente, es decir, huían y volvían para tenerlo controlado, de forma que cuando él reducía la velocidad daba tiempo a que los pollos fueran y vinieran más veces, de manera que su cautela volvía la situación más incontrolable. 

      Aunque podamos dudar de la buena voluntad del granjero, para quien posiblemente tal situación le resultara muy lucrativa, está claro que Von Foerster no quería atropellar a los pollos y hacía todo lo posible para evitarlo, y los pollos a su vez hacían todo lo que podían para no ser atropellados.


      La Terapia Familiar Sistémica es una terapia de colaboración entre los miembros del sistema familiar. El poder ver lo que antes no veían les permite elegir otras opciones de conducta, y con ello cambiar y que las relaciones en el sistema mejoren.

La depresión y el cuerpo

                                       
                                                Resultado de imagen de depresion



             No existe perturbación mental que a la vez no sea física. La persona deprimida lo está tanto física como mentalmente. Ambas cosas son en realidad una sola. La creencia de que "todo está en la cabeza" es la gran ilusión de nuestro tiempo, ignorando la realidad de que la vida en todas sus manifestaciones es un fenómeno físico. Y como es el espíritu el que mueve a la persona también podemos decir que el individuo deprimido sufre una depresión de su espíritu.

            Cuando las cuerdas de un violín están bien afinadas, vibran y emiten sonido. Uno, entonces, puede tocar una canción alegre o triste, un canto fúnebre o una oda de gozo. Pero si las cuerdas no están bien afinadas, el resultado será una cacofonía. Si están flojas y sin tono, no darán ningún sonido. El instrumento está muerto, incapaz de responder. Esa es la condición de la persona deprimida, que es incapaz de responder. La incapacidad para responder es lo que distingue la situación del deprimido de cualquier otra condición emocional. Nada es capaz de evocar una respuesta en la persona deprimida; la perspectiva de placer, a menudo sólo servirá para ahondar la depresión.

            La autoexpresión, la expresión del self,  es una necesidad básica de todos los seres humanos y de todas las criaturas. Esa vía está cerrada en las personas con depresión. La depresión supone una pérdida de sentimientos La expresión emocional se activa y se trabaja en terapia, y es muy importante en la depresión porque

                                         DEPRESIÓN= IRA + IMPOTENCIA

         Porque no es que el deprimido carezca de energía sino que en realidad utiliza parte de su energía para reprimir y aplastar sus emociones. La tarea terapéutica es proporcionar al paciente la comprensión y los medios para que lleve a cabo su liberación.

Del libro "La depresión y el cuerpo" de Alexander Lowen.


martes, 9 de febrero de 2016

EL MIEDO



Miedos ¿nuestros o ajenos?
Los miedos no siempre son “producciones nuestras” (nuestros miedos). A veces nos son dados en forma de enseñanzas recibidas, que hemos interiorizado
 normalmente de personas de referencia, cercanas e importantes para nosotros como nuestra familia (“los hombres son peligrosos”).
Aparentemente un bebé no tiene miedos. En contraposición sus padres suelen estar atemorizados por él la mayor parte del tiempo. La pequeña se acerca con curiosidad a una piscina sin perder de vista a su madre que le dice alarmada: “¡cuidado con el agua!”.
¿Son los miedos de otros los que han llegado hasta nosotros?
Nuestra “mochila” de emoción del miedo se va llenando tanto de experiencias mías como de lo que voy recogiendo del entorno, en forma de los miedos de los otros. Esto es muy útil, sobre todo cuando somos niños y “no nos da miedo nada”, ya que es importante protegernos. Pero cuando somos adultos llega el momento de pararnos y reflexionar: “¿esto es útil para mí o me entorpece en mi vida?” Si soy bombera probablemente un miedo a las alturas no sea compatible con mi profesión, pero a la vez me protege de exponerme a situaciones peligrosas

El tabú del miedo
El miedo tiene muy mala prensa. Si digo “tengo miedo”, expreso que esa emoción se encuentra en mi interior, como parte de mí. Muchas veces intentamos separar el miedo de nosotros mismos, como algo que no nos es propio. Alejándolo de nuestra experiencia, de nuestra vida. Como si fuera algo que vemos en una película.
No se habla sobre él. Pero la emoción está a la orden del día (imágenes de personas desplazadas, pobreza, enfermedad, desastres naturales,…). Implícitamente el miedo está muy presente pero no le ponemos palabras, y esto nos asusta más.
Tenemos miedo a: quedarnos sin empleo, a que se enfaden con nosotros, a que nos rechacen, a no gustar, a tener problemas económicos, a no ser suficientemente buenos, al fracaso, a envejecer,…. ¿alguno de estos te resulta familiar? …
El Mito del Héroe en nuestra sociedad
Nos rodean imágenes en los medios de comunicación y en la publicidad de gente guapa, socialmente valorada por su fortaleza y que parecen no tener miedo o nunca lo muestran en público (deportistas de elite, artistas, modelos…). Son los modernos héroes que siempre aparecen sonriendo y mostrando una imagen más cercana a dioses del Olimpo que a personas de carne y hueso. ¿Y qué decir de los héroes del comic?
Los que están asustados se muestran como ejemplos de débiles, víctimas o enfermos.
Estas son nuestras referencias sociales. Nos enseñan que un héroe no puede tener miedo (como la supermujer). Pero estas imágenes son idealizaciones, productos fabricados, no personas reales.

El Miedo tiene muchas caras: ¿De dónde procede?
El miedo se convierte en un problema cuando deja de ser útil para mí.

PERSONALIDAD MIEDOSA:
Un niño es un ser indefenso, se encuentra en una situación de gran vulnerabilidad y dependencia de los adultos. No dispone de todas las herramientas necesarias para defenderse ante lasagresiones externas. Por eso es necesario ser protegido para permitir un crecimiento y desarrollo adecuado de su personalidad. Un niño protegido (que no sobreprotegido) será un niño que desarrollará seguridad ante el mundo

DESPLAZAMIENTO DEL MIEDO:
La sensación de miedo es real pero el foco/origen esta desplazado. Tengo fobia a los sombreros de plumas, pero realmente lo que me asustan (aunque puedo no ser consciente) son las aves rapaces.
Cuando el miedo no tiene objeto. Tengo el sentimiento pero sin saber qué me lo provoca.

TENGO MIEDO DEL MIEDO:
Mi experiencia de miedo me da miedo. Me angustia sentir mi corazón acelerado o la sudoración de mis manos y mi respiración dificultosa me hacen pensar que tengo una enfermedad. A través del tratamiento en terapia gestalt facilitamos el aprendizaje de la emoción y experimentación en compañía del terapeuta (espacio y proceso terapéutico).

Apropiarnos del miedo en Terapia Gestalt
Uno de los objetivos en Terapia Gestalt es apropiarnos o “hacer nuestras” las emociones que sentimos. También el miedo. Cuando sentimos ansiedad se activan las zonas cerebrales que procesan el miedo. 
Y ahora que siento esto (sé lo que siento)… ¿qué hago con ello? :
·         Ponerle palabras a la emoción. Como emoción “sin sentido” me asusta, la evito o rechazo como negativa ¿Qué significado tiene?. 
·         Hacerla mía, propia (mi experiencia y un mensaje para mí)
·         Trabajo de Integración (mente + cuerpo).Yo soy una persona con un cuerpo + unas emociones + otras dimensiones como la cognitiva o la espiritual. un organismo completo en sí mismo que se autorregula.
   Es entonces cuando podemos decirnos "ahí está mi miedo esto que siento es mi miedo, voy a atreverme a afrontarlo, sólo traspasándolo puedo darme cuenta de que sólo se trata de miedo". 

El Miedo visto como un aliado, puede ser una energía que me impulse hacia delante en la vida frente a las dificultades. Y , sobretodo, me hace más humana.

«No conoceré el miedo. El miedo mata la mente. El miedo es el pequeño mal que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitiré que pase sobre mí y a través de mí. Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino. Allí por donde mi miedo haya pasado ya no quedará nada, sólo estaré yo.»

·         De la novela Dune, Letanía Bene Gesserit contra el Miedo

viernes, 22 de enero de 2016

TERAPIA CORPORAL

       

       Es un viaje  hacia uno mismo, el más emocionante.
      Ayuda a integrar aspectos de la personalidad que están en conflicto y que nos impiden avanzar en la vida. Una vía de descubrimiento personal para ganar bienestar y salud desde el respeto y la aceptación de uno mismo. 
      Conectar con tu mundo interno, integrar las emociones y reconectar con la creatividad y la energía vital. Percibir a tiempo los verdaderos mensajes del cuerpo facilita una mayor comprensión de quiénes somos y qué necesitamos mejorando la salud y la fluidez mental.
      Aprender a expresar lo que las palabras no pueden conseguir ayuda a sanar el cuerpo y la mente.
    La sensación corporal, la postura que acompaña a nuestro decir, es un lenguaje distinto al hablado que está procesado por nuestra corteza cerebral y modificado por todos los condicionamientos a lo largo de nuestra vida.
      El cuerpo tiene su propio lenguaje y se manifiesta a través de sensaciones, pulsos, dolores, movimientos involuntarios, etc.
      La educación recibida y la experiencia vital nos han enseñado a dejar en un segundo plano toda esta información valiosa reemplazándola por mensajes ajenos a nuestra propia percepción que dan lugar a estrés, contracturas, debilidad y, en muchos casos, síntomas que derivan en enfermedades.
     Ya desde Hipócrates se tomaba en cuenta el factor psicológico en la etiología de la enfermedad.Una persona enferma sufre además transtornos de ánimo, frustración, desesperación, depresión, alteración del sueño...
     Forzar el ánimo para ser optimista, positivo o decirse a sí mismo que no tiene derecho a sentirse mal porque hay otros que lo están pasando peor no nos ayuda a sanar. La terapia a través del cuerpo se realiza en sesiones individuales o grupales donde la persona puede explorar su ritmo corporal, tensiones musculares y creatividad expresiva en un ambiente de confidencialidad y apoyo mutuo al tiempo que aprende aspectos esenciales del enfoque gestáltico, como el “darse cuenta”, la conciencia, la presencia, las polaridades, las sensaciones, las emociones y la escucha. 
     Todo ello con el objetivo de volver a conectar con nosotros mismos para reconocernos, aceptarnos y sanarnos.